martes, 7 de diciembre de 2010

El banquete de ¨Vatel¨



Es una película basada en la vida  del gran cocinero francés del siglo XVII François Vatel, que dirigio las cocinas del Príncipe de Condé, un hombre orgulloso y arruinado que intentó recuperar los favores del rey Luis XIV de Francia, y mandar una campaña militar  contra los holandeses encargando a su  fiel intendente Vatel una gran fiesta para los Reyes en sucastillo de Chantilly.

Así, el fiel cocinero  programó unas fiestas que durarían tres días y tres noches, y, por supuesto, serían deslumbrantes. Vatel se puso  al mando de todo un ejército de sirvientes, hombres y mujeres que trabajaron sin descanso  para sorprender y satisfacer a sus invitados. Vatel organizó las fiestas por temas, con menús  muy elaborados  y diferentes según la parte de la fiesta, y puestas en escena grandiosas que encantaban al Rey Sol. En medio de este frenesí, Vatel es seducido por Anne de Montausier (Thurman) dama de compañía de la reina y deseada por el propio rey y por el pérfido Lauzun. Pero el final de la fiesta no será como Vatel lo ha organizado, y el peso de su responsabilidad le conducirá a un final trágico, antes de que haya llegado el final de las fiestas...



   Joffé fabula sobre la razón por la que se suicidó Vatel, con una versión más creible y sólida que la que achaca su suicidio a la falta de un pescado encargado para el tercer día. Vatel más bien aboca al final al sentirse marioneta de su admirado Principe y de unos cortesanos que se lo juegan a los naipes para ver quién consigue llevarle  a sus dominios.  Pero Vatel sabe que no podrá soportar  Versalles, demasiado grande para él y ... pequeño para su arte.

Articulo escrito por Emilia González de ¨el fogón de Meg¨


3 comentarios:

meg dijo...

Gracias Armando. Me encanta que que consideres buenos mis post. Puedes disponer de los que quieras, siempre y cuando cites la procedencia y la autoría. Un beso.Te ha quedado muy bonita la edición.

Armando Diaz dijo...

Es un placer amiga y esta es tu casa

Anónimo dijo...

.

Gracias Armando por compartir este tema que es de todo mi gusto.

Abrazos,

Ana Lucia

.